LXIV LEGISLATURA

Contacto  Aviso de privacidad

Cumplimos

Intervención en tribuna del diputado Ignacio Benjamín Campos Equihua, integrante del Grupo Parlamentario de Morena, para fijar la postura de su grupo parlamentario respecto al Segundo Informe de Gobierno del Presidente de la República en materia económica y al paquete económico para el ejercicio fiscal 2021, en el marco de la comparecencia del titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera Gutiérrez.

30 septiembre, 2020 - Prensa

DIPUTADO IGNACIO BENJAMÍN CAMPOS EQUIHUA (IBCE). Con el permiso de la Presidencia. Ciudadano secretario Arturo Herrera, sea bienvenido a la casa del pueblo. Compañeras y compañeros legisladores, me sorprende y antes de dar los fundamentos por los cuales el Grupo Parlamentario de Morena defiende el paquete económico, quisiera hacer unas precisiones en torno a algunos comentarios de nuestros compañeros diputados.

Dice el diputado del PRD, Ortega, que no van a apoyar este proyecto porque no va con las mayorías. Yo creo que este proyecto va con las mayorías y más bien ya no va en apoyo a ellos, como cuando fue el Pacto por México, que lo aprobaron el PRD. Ahora vienen a darnos recetas de todo, vienen a decirnos, si así fuera estuviéramos en otro escenario.

Algunos compañeros vienen a defender aquí el campo y no son más que terratenientes y latifundistas que siempre recibieron los apoyos de los programas federales, de los proyectos para infraestructura del campo y no a los verdaderos campesinos.

La política de ingreso-gasto del gobierno de la cuarta transformación se ha caracterizado por ser objetiva, justa, pero, sobre todo, responsable y el ejemplo más grande de responsabilidad se halla en la rendición de cuentas sobre el manejo de la economía que nos presenta el Ejecutivo federal en el Segundo Informe de Gobierno.

Nos queda claro que el manejo de la política económica, de los indicadores macroeconómicos está en buenas manos, señor secretario, y no es una alabanza como lo venían haciendo anteriormente a otros sexenios a los secretarios que venían a comparecer, porque aquí vamos a dar datos y, sobre todo, desde estos dos escenarios en donde nos encontramos, actualmente, en una situación de crisis que se les olvida a los compañeros argumentar que la crisis económica a nivel internacional venía ya desde el 19, con el choque entre las dos economías más grades del mundo, como eran China y Estados Unidos.

Y, posteriormente, nos llega la crisis de salud, la crisis del Covid 19. Y ante eso, aun así, se ha mostrado una gran responsabilidad en el uso de las finanzas públicas y, sobre todo, en el beneficio de la mayoría de las y los mexicanos, y no solamente en unos cuantos, como antes se hacía.

En el 2019 fueron esas tensiones comerciales que ya mencionaba. Incluso, en el contexto de emergencia sanitaria, cuando comparamos el periodo de enero a junio de 2019, con el mismo periodo del 2020, encontramos lo siguiente:

Primero, que los ingresos no petroleros crecieron en un 3 por ciento. Segundo, que los ingresos del gobierno federal aumentaron en 4.3 por ciento. Y, tercero, que los ingresos tributarios se ampliaron en 0.1 por ciento, todos ellos en términos reales.

Contar con estos resultados cuando se enfrenta el mayor reto sanitario y económico global, de los últimos 100 años, ha requerido de altura de miras y de la mejor versión, no solamente del gobierno sino también de todas y todos los mexicanos.

El reto continúa, pero de lo que estamos seguros es que, con estos resultados, la política de ingresos, basada en la austeridad republicana, la honestidad y el combate a la corrupción, debe de continuar en el 2021.

Por lo anterior, es coherente que el objetivo para el siguiente año siga siendo fortalecer los ingresos del sector público, a través de la optimización del monitoreo y la supervisión de los canales de captación de los recursos, del robustecimiento del marco normativo vigente para cerrarle espacios a la evasión y elusión fiscales. Y, tercero, el mantenimiento de los impuestos o tasas vigentes.

Ahora bien, en cuanto a la política de gastos, durante el segundo año de gobierno, resalta la eficiencia en el uso de los recursos, así como la priorización en la liberación de estos para el apoyo de los sectores más vulnerables ante la pandemia.

Se subraya el hecho de que durante el periodo de enero-junio del 2020, el gasto programable incrementó en 4.4 por ciento real anual. Ello no debido a un aumento del gasto corriente, sino a un incremento del gasto de capital del 23.1 por ciento.

Por su parte, al seguir una política de control en las finanzas públicas, en el primer semestre del 2020 no se aumentó el endeudamiento más allá de lo que se había aprobado. Sin embargo, debe decirse que como consecuencia de la depreciación que se experimentó en este periodo de pandemia, la deuda nacional se incrementó en 4 puntos porcentuales del PIB, lo que equivale a un aumento de un billón de pesos. Nada comparable a lo que hacían otras administraciones.

Gracias a estas medidas, el gobierno no comprometió el futuro de nuestro país. Enhorabuena por ese esfuerzo, no como antes lo hacían constantemente, endeudándonos a todas y todos los mexicanos.

No obstante, quiero hacer énfasis en dos de ellos, de estos resultados que han permitido sostener y más que impacta la operación de los programas prioritarios. El primero es que se evitó el despido de personal de la administración pública federal, aunque sí limitó su crecimiento. Y el segundo, es que al dictarse una restricción a las dependencias y entidades de ejercer el 75 por ciento del presupuesto disponible en los materiales, suministros y servicios generales, así como la cancelación de 10 subsecretarías, se pudieron generar ahorros tan necesarios en estos momentos.

En este sentido, que resulta altamente relevante continuar con esta estrategia de gasto para el 2021, en donde se mantenga un control del gasto consistente con un equilibrio primario que dé muestras del esfuerzo por mantener la deuda pública, sin que ello represente una reducción significativa del gasto neto.

Por lo anterior, encontramos en este dictamen la viabilidad, porque plantea para el 2021 un gasto de inversión pública superior al 5.3 por ciento real respecto al 2020, y que esto coadyuvará a lograr un crecimiento económico superior al 4 por ciento, a fin de apoyar el rápido restablecimiento de las actividades económicas en un corto plazo.

Asimismo, es positivo que se proponga continuar con el fortalecimiento de los recursos humanos y físicos en el sistema de salud, a fin de resolver tanto la emergencia sanitaria como el déficit acumulado en el sector durante sexenios anteriores.

Por ello, la propuesta de aumento real anual del 9.1 por ciento en el ramo de salud, el 5 por ciento para el IMSS e ISSSTE, en su conjunto. Es un apoyo totalmente oportuno y sensible a las necesidades del pueblo.

Compañeras y compañeros legisladores, el reto que enfrentamos es grande, ya que se debe equilibrar la necesidad de impulsar la economía y atender la emergencia sanitaria, al tiempo de que se mantiene la disciplina fiscal y se mesura en el uso de la deuda pública.

Si uno siempre hace lo que siempre ha hecho, uno siempre va a tener lo que siempre ha tenido. No se confundan oposición, nosotros estamos haciendo las cosas diferentes y las estamos haciendo bien.

Por eso, el Grupo Parlamentario de Morena apoya esta propuesta del Paquete Económico 2021. Por su atención, muchas gracias.

 

 

LINK PARA DESCARGAR VIDEO:
https://youtu.be/MHZTfTdArSI

x

TWEETS por @DiputadosMorena

Tus Diputados Morena
@DiputadosMorena
14 h

#MorenaInforma Nuestro coordinador @mario_delgado1 informó que mañana se someterá a votación la integración de la Sección Instructora, la cual realizará la revisión y posible proceso de desafuero del diputado Cipriano Charrez

Tus Diputados Morena
@DiputadosMorena
14 h

#MorenaInforma Nuestro coordinador @mario_delgado1 informó que mañana se someterá a votación la integración de la Sección Instructora, la cual realizará la revisión y posible proceso de desafuero del diputado Cipriano Charrez